El Libro Álbum, recurso para escapar, confrontar, sentir y construir.

El Libro Álbum, recurso para escapar, confrontar, sentir y construir.


En el reciente webinar coordinado por el Ministerio de Educación Nacional (MEN) denominado “La lectura en tiempos de crisis” líderes del área de Calidad Educativa, directivos, docentes y bibliotecarios de instituciones educativas se dieron cita para participar en este espacio virtual que contó con la colaboración de Mónica Zárate Ambriz y Evelyn Arizpe, pedagogas invitadas que orientaron el análisis sobre la mediación de la lectura en periodos de emergencia.

“Consideramos sumamente importante relevar el papel de la lectura no sólo como un refugio sino como una necesidad cultural y educativa primaria en medio del confinamiento físico, pero también en medio del confinamiento intelectual del que nos habla Gregorio Hernández Zamora y que trasciende este momento difícil que estamos pasando” señaló Alejandra Pacheco Estupiñán, gerente del Plan Nacional de Lectura y Escritura (PNLE) del MEN.

El Libro Álbum es una de las propuestas que desde hace unos años toma fuerza en la literatura infantil, pues propone una pieza que para su comprensión debe ser considerada cada una de sus partes, por lo cual el texto y la imagen comparten la misma relevancia y son dependientes a ojos del lector, para entender la narración. Según estudios en neurología y psicología cognitiva, este tipo de obras favorecen las conexiones mentales de niños y niñas.

Evelyn Arizpe, especializada en alfabetización plantea un reconocimiento importante a este tipo de composiciones. “Tenemos que utilizar todos nuestros sentidos para captar lo que dice la historia, por eso alguna vez lo llamé “la mirada perspicaz”. El Libro Álbum es poesía, es juego porque los autores nos invitan a encontrar pistas, a unir los cabos y no es posible leerlo rápido. A veces los niños se entusiasman y lo leen rápido porque quieren llegar al final y dicen “no entendí”, entonces vuelven a empezar y luego dicen “ya entendí, ya vi por qué””.

El Libro Álbum representa pues una experiencia que abarca la vista, el tacto e igualmente las emociones que se manifiestan en la obra misma, posibilitando encontrar a través de la lectura de imágenes y textos, un espacio acogedor en el que se convocan diálogos y reflexiones que en muchas ocasiones son difíciles de abordar y así mismo se convierten en vehículo de escape en un momento difícil y probablemente permiten hallar una historia que abre la puerta a la esperanza.

De esta manera, el desarrollo emotivo, el proceso de aprendizaje en lecto-escritura, la imaginación, la apreciación de las artes visuales, el conocimiento literario, la interacción social y la comprensión intercultural son algunos de los aspectos que a través de estas obras se pueden fortalecer en los menores tanto en el hogar como en las aulas.

Mónica Zárate, gestora y promotora cultural enfatizó en la relevancia que cobra lo que se denomina “espacios seguros”, lugares físicos o simbólicos de convivencia o comunión en el que las personas de manera individual o grupal se sienten en un ambiente de confianza para expresarse, descansar, construir, debatir o socializar.

Este espacio formativo concluyó en una invitación a la comunidad educativa: colegios, padres de familia, cuidadores, estudiantes, docentes, directivas, bibliotecarios, a ser mediadores de lectura lo que exige aprender a recibir al otro sin prejuicio, valorar la diversidad, a ser creativos e incluyentes, fortaleciendo la capacidad de escucha y diálogo para adaptar condiciones, para encontrar en la lectura esa puerta que se convierte en ventana, escape y descubrimiento, para formarse como seres humanos garantes de los derechos culturales.

Silvia Cristina Ortiz Burgos


Número de visitas a esta página 159
Fecha de publicación 09/07/2020
Última modificación 09/07/2020

Versión 7.0.1

Powered by Nexura