Sin competir, se llevó la plata

Sin competir, se llevó la plata


En el Mundial de Atletismo Sub20 que se realiza en Cali, se ve de todo. Desde una delegación que celebra por haber clasificado a las finales; otra que festeja el oro, la plata o el bronce; los que lloran su derrota y los que piensan cómo mejorar sus marcas para una próxima competencia.

Pero John Wilmer Avendaño es quizá el único que ríe todos los días. Es el que sin tocar la pista sintética Moldo del estadio Pascual Guerrero se lleva la plata… sea en dólares, en euros o en pesos.

En su improvisado puesto de 2X2 metros, ubicado en el segundo piso de la tribuna Occidental, exhibe en peluche a ‘Calidoso’ -la mascota de los juegos que él mismo diseñó- llaveros, camisetas, los pines, la gorra, la tula, la chiva rumbera, el gato de Tejada, las pulseras, las manillas tejidas, los collares, las copas aguardienteras y otras artesanías de Colombia y Cali.

Los precios oscilan entre los 5 y los 20 dólares. Vende todo lo que sea alusivo a los juegos para que los que lleguen a Cali se vayan con un recuerdo. Calidoso es el más vendido, aunque los pines y las camisetas son los primeros que se agotan.

“Diario vendo un promedio de $3 millones. La mercancía se me está agotando muy rápido porque traje un surtido muy limitado, pues hace 15 días estuve en los Juegos Bolivarianos de Valledupar y me encañengué porque llevé muchos productos. Allí perdí. Esos productos son de una sola temporada. Después no tienen salida. Y ese era el temor que tenía, pero me quedé corto. Estoy trayendo más mercancía”, dice John Wilmer.

A dos días de terminar las competencias su puesto se ve medio pelado. Lo salvan unos llaveros, unas manillas, unas placas y unos imanes con motivos de La Ermita, Cristo Rey, El Gato y la Chiva, para pegar en la nevera.

Las primeras 1.500 mascotas, los 5.000 pines de los juegos y del país, las 2.000 camisetas de Colombia, las 2.000 manillas con la bandera tricolor y la bandera de Cali, son cosa del pasado. Y aunque ya encargó nuevo surtido, lo sigue persiguiendo el fantasma del encañengue. No soporta otro varillazo de esos.

William López Arango.


Número de visitas a esta página 90
Fecha de publicación 05/08/2022
Última modificación 05/08/2022

Versión 7.0.1

Powered by Nexura