Conoce más de las zarigüeyas

Conoce más de las zarigüeyas


¿Que son las zarigüeyas?


Las zarigüeyas o chuchas son mamíferos marsupiales, pariente de canguros, koalas y ualabíes, se estima que 38 especies habitan en Colombia1. Las zarigüeyas pertenecen a la familia Didelphidae, que se distribuyen por México, América Central, los países andinos, Ecuador, Argentina, Venezuela, las Guayanas y parte de Brasil. Estas especies se encuentran catalogadas por la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como “preocupación menor” debido a que es un animal generalista por su increíble adaptación en ecosistemas y su tipo de alimentación (Omnívoro). Así mismo, por su reproducción, donde el número de crías que puede llegar a tener en el marsupio es de aproximadamente 12 crías.


Aunque algunas personas las confunden con ratas o roedores, la zarigüeya (Didelphis marsupialis) varían de tamaño, presenta una línea frontal media tenue, cola larga, gruesa y escamada sin pelos, desnuda y prensil, pelo grueso de color negro con ciertas cerdas blancas tiene ausencia de cerdas blancas entremezcladas con el pelaje negruzco muy denso, sus orejas son muy delgadas y blanquecinas con la base negra. Muchos de los individuos presentan diferente pigmentación, todo esto dependiendo de su estado de crecimiento. Sus miembros son cortos, cada uno conformado por cinco dedos dotados de fuertes garras y su primer dedo es oponible lo que le permite sujetarse. Las hembras presentan el marsupio y su número de glándulas mamarias puede ir desde 7 hasta 25.


En general el color del pelaje es muy variable ya que en muchas pueden tener un color café, otras grises con negro o negro con blanco. Su sentido del olfato, así como su visión, les permite ser catalogadas de hábitos nocturnos2.


¿En dónde se encuentran?


En este momento de aislamiento obligatorio, las Zarigüeyas pueden presentarse en viviendas, empresas o conjuntos residenciales, en busca de alimento o refugio, debido al desplazamiento que los ciudadanos han venido realizando a la fauna silvestre, por lo que esta especie puede terminar en diferentes lugares en búsqueda de un nuevo hábitat.


El crecimiento y la aceleración de los procesos de expansión urbanos en la ciudad de Cali y la invasión de los seres humanos en el hábitat de fauna silvestre, hacen más visibles a las zarigüeyas en el territorio, es habitual encontrar en vías públicas o avenidas esta especie, algunas las atropellan o la ciudadanía las acogen, pero por desconocimiento sobre esta especie, pueden hacer más daños.


Existe una parte de la comunidad que conoce esta especie, y con buenas intenciones les brindan erróneamente alimentos como: concentrado para animales domésticos además de frutas y verduras; los que, si bien hacen parte de la dieta de las zarigüeyas, no deben ser suministradas por humanos debido a que esto puede presentar alteraciones en su comportamiento natural en la búsqueda de alimentos de su propio hábitat y también una mala nutrición para ellas. Recordamos que propiciar un contacto directo con ellas, tiene como riesgo brotes de enfermedades zoonóticas y de posibles ataques de animales domésticos que ponen en peligro la supervivencia de las zarigüeyas.


Los invitamos a seguir protegiéndolas. El DAGMA, a través y su grupo de fauna silvestre en ejercicio de su función como autoridad ambiental y bajo las normativas ambientales, realizan todo el proceso de rescatarlas, atenderlas y valorarlas con el fin de proteger y resguardar la fauna silvestre de nuestro territorio.


En lo que va del año, el DAGMA reporta hasta el momento 89 Zarigüeyas rescatadas por parte de funcionarios de la entidad y Policía Ambiental (PONAL), inmediatamente se hace la atención y valoración en el Hogar de Paso, el cual se encarga de su óptima recuperación y posteriormente se prepara su liberación. Hasta el momento contamos con 46 individuos de zarigüeyas liberados en su hábitat natural.


Recomendaciones:  


¿Qué hacer si encontramos una zarigüeya?

  • Si se encuentran con una zarigüeya herida pueden comunicarse inmediatamente al teléfono 6530869 y reportar la situación. Si el individuo herido se encuentra en un lugar que puede afectar más su condición y es posible cogerla, puede utilizar guantes gruesos para ubicarla en una caja y esperar que lleguen los funcionarios del DAGMA. Si no es posible coger el animal, dejarlo quieto hasta que lleguen los técnicos y profesionales encargados del DAGMA. 
  • Si el animal se encuentra atrapado ya sea en una caja o en ciertos lugares de imposible acceso, debe comunicarse con el DAGMA y esperar que los funcionarios encargados realicen la labor de rescate, ya que en muchas ocasiones se necesitará de elementos especiales para la captura y el manejo de la fauna silvestre.
  • Si existe presencia de zarigüeyas en el sector de su vivienda o de conjuntos residenciales, recordar que estos individuos pueden estar ahí por alimentos aprovechando la disposición inadecuada de residuos sólidos, una amplia vegetación arbórea o la búsqueda de semillas y frutos, entre otros. Por lo que se recomienda solicitar visita por parte de la entidad ambiental. 


Es importante identificar a las zarigüeyas como seres inofensivos, que contribuyen en el ecosistema por su alto valor ecológico como son: la dispersión de semillas, el control de plagas de insectos y roedores. Además, son fuente de alimentos para aves rapaces, felinos y zorros. Por ello es necesario evitar la exposición de materia orgánica en zonas aledañas a los ecosistemas donde habitan y controlar espacios como bodegas o similares, para evitar que residan estos lugares. Si encuentra una zarigüeya cerca de su casa, puede comunicarse con Policía Ambiental o con el DAGMA a la línea Eco 653 08 69 o escribir al correo electrónico Faunasilvestre@cali.gov.co.

 

1. Solari et al., 2013.
2. Rueda et al., 2013.
 
 

 


Número de visitas a esta página 1744
Fecha de publicación 07/04/2020
Última modificación 07/04/2020

Versión 7.0.1

Powered by Nexura