Dagma impone medida preventiva a parroquia del oriente de la ciudad por altos niveles de ruido

Dagma impone medida preventiva a parroquia del oriente de la ciudad por altos niveles de ruido


Con el fin de disminuir el impacto ambiental por niveles de ruido en la ciudad y por las persistentes quejas y peticiones de la comunidad aledaña al sector de la comuna 21, barrio Compartir en el oriente de Cali, el Departamento Administrativo de Gestión Medio Ambiente, Dagma, tomó control en un predio donde se encuentra ubicada la Parroquia San Ezequiel Moreno, debido a los altos niveles de ruido al exterior del predio.


Desde el año 2015 hasta la fecha, se han venido realizando operativos de inspección, control y vigilancia respectivos a las peticiones de la comunidad por el fuerte impacto de ruido que genera el desarrollo de actividades en el predio, donde funciona la Iglesia Católica.


En las primeras visitas realizadas al predio, se identificaron las condiciones de la fuente y se realizaron diferentes requerimientos de adecuaciones y la implementación de acciones de mejora para garantizar los cumplimientos de los niveles de ruido de manera permanente. Igualmente, se envió a revisión a la Secretaria de Salud para revisar ruido al interior y verificar si había afectación dentro del mismo predio.


Sin embargo, en atención a las solicitudes de la comunidad, la autoridad ambiental realizó nuevamente el control y medición de presión sonora al predio, verificando que excede los niveles de ruido y por lo cual, mediante la resolución 238 del 2017 del 28 de marzo de 2017, se impuso medida de prevención de suspensión de uso de equipos de amplificación hasta que la iglesia implemente las adecuaciones locativas necesarias para mitigar el impacto en los niveles de ruido que se están superando.


“El representante legal de dicha actividad, se notificó de la medida preventiva y  le entregamos la circular y el listado de las empresas acreditadas para hacer el estudio de emisión de ruido para evaluar si las adecuaciones que van a implementar en la iglesia son idóneas, y si estas, le permiten de manera eficiente reducir las emisiones por encima de la norma que se están presentando”, señaló Mónica Duque, Jefe del grupo de Gestión de la Calidad Acústica del Dagma.


“Esto no quiere decir que la iglesia no pueda desarrollar sus actividades de culto y alabanzas, simplemente, no puede hacer uso de equipos de amplificación de sonido hasta que se identifiquen las adecuaciones respectivas por parte del predio. Es importante reiterar a la comunidad que la norma está hecha para todo el mundo, en este caso, una iglesia también es una fuente de generación y emisión de ruido y hay que garantizar que cumplan con los estándares que están permitidos para el sector donde están ubicados”, puntualizó la funcionaria.

 


Número de visitas a esta página 531
Fecha de publicación 28/07/2017
Última modificación 28/07/2017

Versión 7.0.1

Powered by Nexura