Inició jornada académica de CaliBio 2018

Inició jornada académica de CaliBio 2018


Con tres ponencias inició este miércoles 19 de septiembre, la agenda académica de CaliBio 2018 que desarrolla el Dagma, en conjunto con el Centro Comercial Unicentro.

La primera intervención estuvo a cargo de Camilo Vélez, profesional del área de Recurso Hídrico del Dagma, quien expuso sobre los avances del Plan de Manejo del Acuífero Urbano, tema que llamó la atención de los asistentes por la importancia del agua subterránea para la ciudad.

La ponencia explicó que el agua subterránea es aquella que se filtra a través del suelo, donde puede moverse más libre y rápidamente por las zonas del subsuelo compuesta por gravas y arenas. En el caso de Cali, las aguas subterráneas fluyen hacia los humedales y a mayor escala, hacia el río Cauca.

Al respecto del uso que se le da a este recurso en la ciudad, de acuerdo a las concesiones otorgadas, se tiene que el 60 % es para el lavado de vehículos, seguido de riego en un 19 %, uso doméstico 12 %. En cuanto a cantidad, el principal usuario es el sector industrial con el 68 % del volumen total concesionado.

La segunda conferencia del día fue: 'Aves amenazadas de Santiago de Cali y estrategias de conservación', a cargo de la Asociación Calidris, en la que se conocieron cifras conmovedoras de doce especies de aves amenazadas, nueve de ellas en estado vulnerable y tres en peligro.

Dentro de las amenazadas están el Saltarín Dorado, considerado casi endémico de Colombia y Ecuador, que se encuentra entre los 1.200 y 2.400 m.s.n.m.; el Tangara Multicolor, endémico de Colombia, se encuentra entre los 800 y 2.200 m.s.n.m.; la Reinita Cerúlea, la cual se reproduce en Estados Unidos y Canadá y pasa el invierno en Suramérica y se encuentra entre los 500 y 2.200 m.s.n.m.

Las tres especies están viviendo una severa pérdida de su hábitat, en el caso de la ‘Reinita’, la problemática se está dando en zonas de reproducción y de invernada. Dentro de este listado también están: la Pava Caucana, endémica de Colombia, que habita entre los 900 y 2.000 m.s.n.m.; y el Águila Crestada, que se encuentra entre los 1.800 y 3.700 m.s.n.m. Ambas especies están siendo impactadas por la cacería y porque su hábitat que está severamente fragmentado.

En general, los factores que están influyendo como amenaza para estas aves son la deforestación, urbanización, cacería, desecación de humedales y la minería. Al respecto de lo que se puede hacer en pro de la protección y conservación de las aves, la Asociación Calidris, propuso a los caleños, consumir responsablemente, reducir, reusar y reciclar el plástico, compartir nuestros espacios con las aves, no contaminar y participar en espacios de planificación del territorio.

Al gobierno, definir políticas públicas de sustentabiliad ambiental, hacer declaratorias de áreas claves de conservación a través del Simap; mitigar la urbanización sin planificación, controlar la cacería y el tráfico ilegal de especies silvestres.

A los productores, procurar productos amigables, usar fuentes de energía limpias, promover la viabilidad económica de las comunidades y adecuar instalaciones amigables con la biodiversidad.

A los académicos y las ONG: seguir generando conocimiento sobre especies amenazadas, proyectar estrategias de conservación y promover el uso de buenas prácticas productivas.

Finalmente, las acciones claves sugeridas son: realizar la protección de humedales remanentes, mejorar la conectividad entre fragmentos de bosque, garantizar el abastecimiento de servicios ecosistémicos (agua, mitigación del cambio climático, disfrute de la naturaleza).

La tercera conferencia del día fue sobre el 'Censo urbano de aves de Santiago de Cali' también con la Asociación Calidris, quienes describieron el proceso que se ha venido llevando en la ciudad para el conteo de aves.

Carolina Fierro, doctora en Biología de la Vida Silvestre e integrante de la Asociación Calidris, explicó que el censo sirve especialmente para monitorear las poblaciones, determinar si algunas especies están disminuyendo o aumentando y el por qué se dan los cambios.

Al respecto de cómo se realiza el censo, que tendrá su próxima jornada el 20 de octubre de 2018, indicó que varias personas se reúnen en diferentes parques de la ciudad, especialmente, en la zona sur y occidente, empiezan a observar y a contar las aves que ven, sin mirar atrás.

El último censo de aves que se realizó en Cali en octubre del año pasado determinó la existencia de unas 150 especies, entre los que se resaltan, Carpintero, Sirirí, Pechirrojo, Bichofué, Guacharaca, Tángara, Azulejo y Lora Cariseca.

Katherine Becerra Cárdenas

Comunicaciones Dagma


Número de visitas a esta página 621
Fecha de publicación 21/09/2018
Última modificación 21/09/2018

Versión 7.0.1

Powered by Nexura