CVC y Dagma liberaron más de 80 especímenes en el pacífico vallecaucano

CVC y Dagma liberaron más de 80 especímenes en el pacífico vallecaucano


Más de 80 especímenes, entre boas, perros de monte y tortugas, fueron liberadas en Isla Ají, zona rural de Buenaventura, como parte final del proceso de rehabilitación de animales que habían sido tenidos en cautiverio ilegal por personas.


La CVC, en conjunto con el Dagma, autoridad ambiental de Cali, realizaron este procedimiento de liberación teniendo en cuenta las condiciones de hábitat de las especies, de tal forma que puedan sobrevivir en su nuevo espacio y dejar nuevas generaciones.


Isla Ají queda a tres horas del casco urbano de Buenaventura en lancha, en el sector del río Naya, en límites con el departamento del Cauca. “Fue escogida porque está apartada de toda actividad humana. Allí los animales no son tocados para nada. Tenemos áreas vírgenes para que ellos vuelvan a recuperar su actividad natural”, dijo Luis Enrique Villalba, técnico veterinario de la CVC.


Para Andrés Posada, líder del grupo de Gestión de Flora y Fauna del Dagma “La importancia de realizar esta actividad, es darle una nueva oportunidad a estos animales que han sido extraídos de los ecosistemas para ser criados cómo mascotas o en su defecto traficar con ellos, de esta manera podrán cumplir su función biológica, como por ejemplo las tortugas que liberamos ayudarán a mantener limpios los ríos y zonas del mar permitiendo un control en la población de peces que pueden llegar a generar un impacto alto en el ecosistema, además de ayudar con bacterias y hongos. Asimismo, las boas ayudan en el control de roedores, muy importante para estos lugares, ya que si los roedores se comienzan a proliferar pueden llegar a dañar notablemente el ecosistema por su excesivo consumo de semillas y plantas e impedirían la dinámica en el desarrollo de la naturaleza”.


Asimismo, Luis Alfonso Rodríguez Devia, director del Dagma, se mostró muy satisfecho con la actividad realizada “venimos realizando conjuntamente con la CVC acciones que permiten preservar y dignificar la vida animal, por eso debo resaltar la  excelente labor que realizan los biólogos, veterinarios y zootecnistas que día a día se esfuerzan para contribuir a que los animales tengan un mejor estilo de vida y puedan reencontrarse con sus hábitos naturales, por lo tanto invito a la comunidad a informar oportunamente cuándo conozcan de un caso de tráfico de fauna silvestre para que conjuntamente con las autoridades podamos llegar a mitigar este flagelo”.

La mayor parte de los animales son recuperados por la Policía Ambiental en operativos contra el tráfico ilegal de fauna silvestre. En esta ocasión, las tortugas y la boa más grande, la Imperator, hacen parte de una entrega voluntaria; mientras que “la chocolate”, de la especie Epícrates, fue hallada en la Torre de Cali.


Este trabajo conjunto entre la Policía Ambiental, Comunidad y las Autoridades Ambientales es vital para mitigar al tráfico de fauna silvestre que perjudica actualmente a muchas especies, que después de ser extraídas de su hábitat natural, terminan maltratadas o enfermas por el cambio de espacio y alimentación al que son sometidas.


“Las condiciones en que llegan son regulares o malas porque las personas los alimentan de una forma no adecuada y esto les genera complicaciones de salud. Los estabilizamos, valoramos y decidimos si están aptos para salir. También determinamos si tienen enfermedades nutricionales o anemia, le cambiamos la dieta y los ayudamos para que desarrollen actividades propias de su especie”, explicó Delio Orjuela, veterinario de la ONG Pazanimal, Hogar de paso del Dagma.

 


Número de visitas a esta página 988
Fecha de publicación 14/08/2017
Última modificación 14/08/2017

Versión 7.0.1

Powered by Nexura