Reactivan obras para la construcción de la IPS Obrero

Reactivan obras para la construcción de la IPS Obrero


A pesar de la emergencia generada por la propagación de la COVID-19, el progreso en el sector salud de la ciudad no se detiene. Es por eso que  La Red de Salud del Centro reinició la obra de infraestructura de la IPS Obrero que beneficiará a más de 20 mil personas de la comuna 9.

El proyecto, ejecutado por el Consorcio IPS Obrero, contratado por la ESE Centro, se encuentra en fase 2 y tiene como meta la cubierta, cerramiento y los acabados de la edificación para posterior dotación y puesta en funcionamiento.

Según Yamilec Potes, arquitecta de la red de salud, además del impacto que tiene la obra en la comunidad, “ésta se encuentra en el marco de adecuación de infraestructura hospitalaria de la Secretaría de Salud, en el proyecto de adecuación de las IPS adscritas a la ESE Centro y genera alrededor de 250 empleos entre directos e indirectos”.

Por su parte el gerente de la Red de Salud del Centro, Jorge Enrique Tamayo, cuenta que la reactivación de la obra ha contado con todos los protocolos de bioseguridad para evitar posibles casos de COVID-19 en el proyecto y cuyo trabajo ha sido verificado de forma personal por la gerencia.

“La entidad contratista ha realizado un trabajo juicioso que nosotros también vigilamos para cuidar de todos los que nos apoyan en este proyecto. Desde el principio sacaron pasaporte sanitario a todos los obreros y adecuaron espacios para contar con distanciamiento social, desinfección y lavado de manos de contratistas, obreros y todo el que ingrese” comentó Tamayo.

Igualmente, “esperamos que con la reactivación de esta obra, la IPS empiece a funcionar el primer trimestre del próximo año; esta es nuestra meta”, puntualizó el funcionario.

En el inicio de la obra se ha verificado que se cumplan todos los protocolos de bioseguridad. Antes de entrar, el andén de la obra cuenta con marcaciones en el suelo para mantener el distanciamiento social mientras a cada persona se le realiza aspersión de alcohol, toma de temperatura y una encuesta sobre condiciones de salud. Si la persona no presenta síntomas de alarma, puede ingresar y continuar con el protocolo.

Para la segunda parte se ha adecuado un lavamanos de pedal y un dispositivo para suministrar jabón de la misma forma, así evitan el contacto con las superficies. Después, la obra cuenta con una pequeña zona para desinfectar la suela de los zapatos con hipoclorito. Al final, a obreros y contratistas se les entrega tapabocas para continuar con las labores y quien ingresa por fuera de la obra debe cargar con uno propio.

“Sabemos que no estamos trabajando en condiciones normales, por eso adecuamos percheros individuales, demarcamos zonas para las horas de descanso, contamos con horarios diferenciados para el ingreso del personal y la hora del almuerzo, capacitamos constantemente en los cuidados que deben tener por fuera de la obra y al terminar la jornada volvemos a tomar la temperatura para verificar su estado de salud”, dijo Valeria Mayor, supervisora de Seguridad y Salud en el Trabajo de ADN Proyectos S.A.S, una empresa con amplia experiencia en infraestructura hospitalaria que realiza la interventoría de la obra.

 

 


Número de visitas a esta página 190
Fecha de publicación 22/05/2020
Última modificación 22/05/2020

Versión 7.0.1

Powered by Nexura