Secretaría de Salud presentó datos sobre el comportamiento de la salud mental de los caleños

Secretaría de Salud presentó datos sobre el comportamiento de la salud mental de los caleños


El amor, el miedo, los fanatismos, el odio, el racismo, la seguridad humana y el sufrimiento psicosocial, son algunos de los detonantes sociales que están generando trastornos mentales en los caleños y que, desafortunadamente, generan desequilibrios familiares y en el peor de los casos, pérdidas de vidas humanas.

“A este tipo de patologías, se les debe prestar una atención especial para lograr el equilibrio; lo que no significa, estar feliz todo el tiempo, si no, ser conscientes de nuestras propias emociones para aprender a vivir con ellas, razón por la que el diálogo en doble vía, se convierte en una poderosa herramienta para cambiar este panorama”, explicó Maritza Izasa, asesora responsable del grupo de Salud Mental y Convivencia Social de Cali.

El grupo de Salud Mental de la Secretaría de Salud Pública Municipal hace un llamado urgente a la comunidad de Cali, pues la salud mental es una prioridad, un derecho y la construyen todos: autoridades  y entidades prestadoras de salud, gobierno y comunidad, así que, temas como  el amor y el riesgo; el miedo y la ciudadanía; re existencias comunitarias y el derecho a ser feliz, son las conversaciones urgentes que se gestarán entre el 25 y el 30 de noviembre en la Biblioteca Departamental y en la Universidad Libre.

Las diferentes afecciones de estado de ánimo, de pensamiento y de comportamiento, fueron el padecimiento que más se registró en las consultas médicas en el año anterior en Cali, de los 124.292 casos registrados, los trastornos de ansiedad y estrés postraumático ocuparon el 27.5 % de las consultas, los episodios y trastornos depresivos el 21 %, los trastornos del habla y del lenguaje el 13.8 % y la demencia el 12 %.

“Estamos preocupados por la salud mental de la ciudad, de su gente, nos urge el bienestar de cada caleño, ese estado de buena salud que hace consiente a cada persona de sus propias capacidades, para afrontar las tensiones cotidianas y normales de la vida de una manera natural, que no ponga en riesgo su salud”, comentó Isaza.

Durante el primer semestre del año 2018, el Observatorio ha hecho seguimiento a la prevalencia de los eventos de vigilancia de salud pública; el consumo de sustancias psicoactivas, SPA,  reportando 3.862 consultas; con una mayor incidencia en hombres (68.7 %)  que en mujeres (31.3 %); por otra parte, la violencia de género presenta un aumento del 5 % de los casos notificados en el mismo periodo, 3.566 casos a la fecha reportados, de estos, 11 casos de mortalidad relacionados con violencia de género e intrafamiliar.

El intento de suicidio ocupa, lamentablemente, un gran número de casos, se notifican por semana aproximadamente 33 consultas, un aumento del 7.3 % más de los casos notificados en el primer periodo del 2018 (852) con relación al año 2017 (794 casos).

Otro evento de vigilancia que preocupa es el abuso sexual: 861 casos reportados en el primer semestre, y el 2017 registró 1.278 abusos en todo el año, el 53 % de las víctimas son adolescentes entre 10 y 14 años, seguidos por los niños de 5 a 9 años, equivalente al 26.2 %.

Son todas estas cifras, las que nos ponen a pensar que es necesario hablar, tener conversaciones urgentes y tocar esas dimensiones, que no están cien por ciento latentes en el día a día, en la agenda de los medios de comunicación y las redes sociales.

Las conversaciones están abiertas a toda la comunidad, las entidades de salud, los medios de comunicación, comunidad educativa; hay que hablar, conversar, poner puntos de opinión y escucharlos, la salud mental es un asunto que debe estar como prioridad y que no solo lo construyen los sistemas de salud y las autoridades, es una construcción colectiva.


Número de visitas a esta página 150
Fecha de publicación 27/11/2018
Última modificación 27/11/2018

Versión 7.0.1

Powered by Nexura