IGLESIAS



TEMPLO LA ERMITA

IGLESIA LA MERCED

IGLESIA SAN FRANSICO

IGLESIA SAN ANTONIO


 

" TEMPLO ERMITA "

La iglesia data desde el año 1602. Sus predios fueron por muchos años " Motivo de Discordias ", hasta que por fin y para acabar con las intrigas y ambiciones de los reclamantes, la municipalidad los declaró de utilidad eclesiástica, pero tan sólo hasta el año 1700, empezó a distinguírsele con el nombre de " Ermita de Nuestra Señora de la soledad y Señor San Roque ". Hoy por hoy la conocemos como "La Ermita De Cali ".

La iglesia diseñada con estilo Gótico Alemán. Escolta en su interior la imagen del Señor de la Caña que data 1787.


 

"LA MERCED"

Nadie sabe en Cali la verdadera Historia de la Merced.
Lo que ha sucedido durante esos cuatro ( 4 ) siglos del Templo y Convento más antiguo de la ciudad, sigue como un misterio.
Ningún historiador riguroso afirmaría quién entre Fray Francisco de Granada o Fray Santos de Añasco fue el sacerdote mercedario que ofició la primera misa bajo un toldo de lienzo, aquel remoto 25 de Julio en 1536, cuando Sebastián de Belalcazar fundó la ciudad.
Se destacan en su interior las imágenes de la Virgen de las Mercedes, tolla sevillana que data del siglo XVI y la Virgen de los Remedios.




"SAN FRANCISCO"


El convento de San Francisco abrió sus puertas en 1764, pertenece al patrimonio religioso, cultural y artístico de la capital vallecaucana.

Fortaleza en donde se gestaron y se conservan aún, caras tradicionables del alma caleña. Lugar de citas trascendentales, episodios de la vida municipal, el convento y sus dos templos, coronado el uno con su torre mudéjar y el otro con su cúpula en media naranja,… emerge como símbolo histórico de la ciudad.

Guarda en su interior, en excelente estado de conservación valiosos objetos de arte religioso y pinturas.



"SAN ANTONIO"

Es una de las más preciadas reliquias que se conserva de la colonia. Emplazada en lo alto de la colina que le dá su nombre, forma con el imponente paisaje un conjunto de gran armonía.

Data de la segunda mitad del siglo XVII y en su rústico interior alberga valiosas tallas quintellas de ese siglo y sus campanas está fundidas en una rica aleación de oro, cobre, y bronce que le dan un sonido alegre.

Esta al cuidado de los padres franciscanos.