Cali avanza en Derechos Humanos por caminos alejados de la violencia urbana

Cali avanza en Derechos Humanos por caminos alejados de la violencia urbana


En Cali se viene desarrollando la Escuela de Derechos Humanos con jóvenes de las instituciones educativas a quienes se les transmite la importancia de conocer sus derechos y de saber cuándo estos son vulnerados.

Esta actividad pedagógica llega a cada rincón de la ciudad, incluso, a lugares en los que las nuevas generaciones observan un solo paisaje; el de la violencia y el de las malas decisiones de otros de su misma edad.

Sin embargo, existen programas de la administración del alcalde Maurice Armitage enfocadas en transformar esas dinámicas de violencia y referentes ilegales que por el entorno ciegan a los jóvenes permitiendo ver estos como positivos, cuando en realidad, la vida les puede permitir cambiar esa lógica  y creer en un proyecto de vida diferente.

“Nosotros aprendimos principalmente a proteger nuestros derechos y a respetarlos. También, voy a replicar lo que más pueda lo que sabemos ahora de derechos humanos, con mi comunidad y mis amigos. Yo quiero ser alcalde de Cali para que las futuras generaciones conozcan de esto”, aseguró John Alejandro Bejarano, estudiante de la Institución Educativa Eustaquio Palacios.

“Poder orientar y buscar otros caminos; sabemos que en los lugares en los que desarrollamos la escuela hay muchos conflictos, pobreza extrema y, cuando existe esto, muchos se vulneran, desde el derecho a la vida, buscamos que ellos puedan ver que hay otros caminos, sabemos y somos conscientes que con esto nosotros no vamos a cambiar algunas necesidades, lo que sí podemos hacer es que ellos intenten no ver como referentes a estos que andan armados y que violentan si no que vean otros como los profesores, líderes comunitarios, que hacen cosas chéveres por el barrio y que saquen estos referentes negativos” señaló Johana Caicedo, coordinadora del equipo de prevención de las vulneraciones y promoción de los Derechos Humanos de la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana.

Son cinco módulos que se concentran en que los jóvenes se apropien del entorno de los derechos humanos, que puedan conocer la ruta de atención, qué hacer y cómo orientar a otras personas en el momento en que se presente algún caso de vulneración.

De acuerdo con Caicedo, se busca que a partir de estas charlas lo niños, niñas, adolescentes y jóvenes comiencen a transformar su proyecto de vida y dejen a un lado la visión positiva de quienes violentan.

“Buscamos que nos podamos reconocer todos como defensores y nuestras responsabilidades sociales, comunitarias y que puedan tener esos conocimientos y posibilidades de hacer un ejercicio práctico de saber cuándo somos defensores y cuándo vulneramos, que les permita poder orientar buscar otros caminos, lo que sí podemos hacer es que ellos intenten no ver como referentes a estos que andan armados y que violentan si no que vean otros como los profesores, líderes comunitarios, que hacen cosas chéveres por el barrio y que saquen estos referentes negativos”, afirmó.

Con este ejercicio pionero Cali, los jóvenes están adquirieron herramientas de paz para la transformación social y para que sean los encargados de velar por la integridad, cuidar la vida y respetar la diferencia.

 

Natalia Perea Escobar

 

 


Número de visitas a esta página 144
Fecha de publicación 22/03/2019
Última modificación 22/03/2019

Versión 7.0.1

Powered by Nexura