La Plaza de Cayzedo fue el epicentro de un espectáculo artístico por cuenta de estudiantes de Mi Comunidad es Escuela

La Plaza de Cayzedo fue el epicentro de un espectáculo artístico por cuenta de estudiantes de Mi Comunidad es Escuela


Eran las 10:00 a.m. y el sol empezaba a sentirse. La Plaza de Cayzedo, el epicentro del comercio y oficinas de Cali se llenaba de transeúntes que iban y venían con el afán de todos los días. Unos, mientras caminaban se fijaban en un grupo de estudiantes que bailaban con coloridos atuendos y movimientos que despertaban tanta curiosidad que algunos de estos peatones, en medio de su afán, hicieron una pausa para saber de qué se trataba.

Alrededor de 12 niñas con hermosos trajes finamente acabados y con maquillajes que resaltaban sus rostros, fue lo que se encontraron los curiosos peatones al detenerse.  Se trataba de estudiantes de la institución educativa oficial La Anunciación y la institución educativa Humberto Jordán, ambas hacen parte del programa Mi Comunidad es Escuela, de la Alcaldía de Cali.

La razón de que este grupo de estudiantes estuviera en pleno centro de la capital del Valle obedecía a que junio, es el mes de la educación y en el marco de esta celebración, se realizan actividades como Las esquinas culturales: actividades que se toman los principales espacios de Cali para que la comunidad conozca los procesos creativos y culturales que se realizan en las instituciones oficiales de la ciudad gracias a Mi Comunidad es Escuela.

Con un público expectante de lo que ocurriría empezó esta actividad. Las niñas, unas detrás de otras respiraban, contaban entre dientes hasta tres esperando que la música les diera la señal para empezar a moverse por toda la zona. Un círculo de espectadores grababa aficionadamente lo que veían, entre susurros se preguntaban quiénes eran, otros simplemente sonreían como símbolo de aprobación a lo que sus ojos estaban viendo.  La música sonó y el show superó las expectativas de quienes pararon sus quehaceres para ver. Los aplausos no se hicieron esperar.

Luisa Valeria Rodríguez Sánchez fue una de las estudiantes que llamó la atención de los espectadores por sus movimientos, hace parte de los semilleros de danza de estas instituciones. Desde los 6 años, dice, empezó a bailar y encontró en este mundo una verdadera fascinación por eso comentó sobre su experiencia dentro de los clubes de danza.

“Yo he participado en canto y baile y me ha parecido una experiencia muy buena, conocer más gente, los profesores son muy buenos, nos enseñan todo esto de la cultura”, dijo.

Al finalizar este grupo de bailarinas el escenario fue ocupado por el grupo de teatro, compuesto por 10 niñas quienes en una breve puesta en escena demostraron cómo a través del arte también se puede hacer pedagogía sobre las buenas costumbres. El público seguía sorprendido de lo que veía y uno que otro curioso se acercó para hacer parte de este espectáculo.

En medio de los asistentes también hubo padres de familia de los estudiantes, Julio Mena es uno de ellos y asegura orgulloso y feliz, que estos espacios de arte son importantísimos en las escuelas porque según él “ocupan el tiempo libre de nuestros niños y evitan que se ocupen en cosas que no son buenas. Estas cosas no solo benefician a los niños sino a la sociedad, a la comunidad, porque finalmente ellos van a ser parte de ella”, expresó mientras felicitaba a su hija por su baile.

Finalmente, al ritmo de marimba y chirimía, un grupo de niños con  sombreros, camisas y pantalones blancos y un dulce abrigo rojo en compañía de niñas con faldas y blusas rojas adornadas con llamativos peinados interpretaron lo mejor del pacífico:

-Bello puerto del mar mí Buenaventura… Como tocaba, como se oía, como replicaba esa marimba…fueron algunas de las canciones que pusieron a mover a quienes escuchaban estas interpretaciones. Un pedacito del pacífico y preámbulo del Petronio Álvarez en la famosa Plaza de Cayzedo.

La gestora cultural y coordinadora zonal de Mi Comunidad es Escuela, Marcela López manifestó la importancia de realizar estas actividades en espacios de la ciudad. “Para nosotros es muy importante que estos espacios de visibilización se den porque nuestros chicos requieren ser reconocidos. Esto les ayuda a elevar la autoestima y la alegría que reflejan”.

Finalmente, una lluvia de aplausos e intercambio de sonrisas entre estudiantes y espectadores cerró este día de esquinas culturales.

David Quintero

 


Número de visitas a esta página 135
Fecha de publicación 13/06/2019
Última modificación 13/06/2019

Versión 7.0.1

Powered by Nexura