Un “Águila” surca los recuerdos del Pascual

Un “Águila” surca los recuerdos del Pascual

Debajo de una maraña de canas que parecen plumas, se oculta la historia viviente del estadio Pascual Guerrero en la cabeza de Xavier Escobar Cadavid, un delineante de arquitectura para escenarios deportivos que trabaja en la Secretaría del Deporte de Cali hace 40 años y es conocido cariñosamente como “El Águila”.

Más que ser un gomoso de escribir en amarillentos papeles la historia de los escenarios deportivos de la ciudad, es un apasionado de los detalles que le dan vida al cemento. Por eso él es quizá uno de los pocos que sabe que la primera reina que tuvo el Pascual Guerrero en los I Juegos Nacionales fue María Eugenia Rojas de Moreno Díaz, hija del General Gustavo Rojas Pinilla y madre del ex alcalde de Bogotá Samuel Moreno Rojas.

Recuerda que el primer estadio que tuvo Cali fue de madera, llamado “Galilea”, el cual se construyó por un valor de 15 mil pesos en el lote donde hoy funciona la Clínica de Occidente.

El lote donde se construyó el actual estadio era de Pascual Guerrero, quien apoyó a Pablo Manrique -primer presidente de la liga vallecaucana de fútbol- para que en 1934 llegara a la Asamblea. En agradecimiento, Manrique propuso la Ordenanza para su construcción y le fue asignada una partida de 50 mil pesos.

Desde 1928 se llamó Estadio Departamental; luego de la remodelación que se le hizo hasta 1946, se empezó a conocer como el Sanfernandino y a la muerte de Pascual Guerrero en 1952 tomó el nombre de quien donara el lote.

En 1954 fueron los II Juegos Nacionales y se le asignaron a Bogotá, pero por disputas internas de las ligas en la capital de la República, el Presidente de la República Gustavo Rojas Pinilla, se lo cedió a Cali. En ese entonces la pista era de carbonilla de seis carriles, luego en los Panamericanos de 1971 pasó a ocho carriles en tartán y hoy (2011) la pista es un tapete mondo de ocho carriles, con una cancha de 105 X 68 que tiene grama Bermuda, cuya semilla fue traída de Houston en 1999.

Durante sus inicios, el tablero donde se anunciaba el marcador de los partidos era manual. En aquel entonces lo operaba un joven hincha del América, quien luego de ayudarle a su madre a vender gallinas en la plaza de mercado Alameda, se ganaba unos pesos los fines de semana. Aquel joven era Angelino Garzón, hoy Vicepresidente de Colombia.

En un clásico Cali - América, el partido en el minuto 88 estaba 0 – 0 y el árbitro chileno Mario Canessa pitó un tiro penal a favor del América. A Angelino se le salió el sentimiento americano y antes de que se cobrara la falta, colocó en el tablero 1 – 0 a favor del equipo rojo. Pero no contaba con que el arquero iba a tapar el penal. Y en medio de los chiflidos y burlas de la afición verdiblanca, a Angelino no le quedó otra que volver a colocar el 0 - 0. 

Después, para los VI Juegos Panamericanos, el tablero fue electrónico. Se instaló uno pequeño que tenía 6.300 bombillos, el cual fue traído de Hungría en 1970 por Electroinfes. Su primer operario fue Rodrigo Tafur, quien le cedió el manejo a su hijo Ramiro Tafur, ex alcalde de Cali y actual gerente interventor de Emcali. El tablero de hoy es traído de China y funciona con bombillería Led y páneles computarizados.

Ahora todo ha cambiado para mejorar -recuerda El Águila- pues en sus inicios el Pascual para los panamericanos tenía 4 torres de 38 metros de alto con 9 luminarias cada una; para los Juegos del Pacífico se aumentó el nivel lumínico y a cada torre se le instalaron 34 lámparas. Esas torres fueron retiradas del estadio y se ubicaron en el Parque Panamericano. En la actualidad, el Pascual cuenta con 198 lámparas luz día en las cerchas de oriental y occidental.

Y automáticamente, como sacudido por la nostalgia, Xavier Escobar Cadavid, “El Águila” se acicala su blanco bigote, levanta las manos al cielo y dice: “Gracias alcalde Ospina. Por Usted, Cali cuenta con un estadio renovado en sus comunicaciones, iluminación, diseño y funcionalidad. Estoy seguro que si hubiera sido otro el mandatario, hace la fácil: acomodar cositas, pintar y darle contentillo a la FIFA. Pero no, Usted fue más allá. Usted hizo el mejor estadio de Colombia y le dio status mundial al Pascual Guerrero, tanto así que a partir de ahora sube de categoría y la FIFA lo calificará para “Cancha neutral” donde se podrán disputar partidos de Copa Libertadores.
/William López Arango – william.lopez@cali.gov.co


Número de visitas a esta página 6506
Fecha de publicación 29/07/2011
Última modificación 29/07/2011

Versión 7.0.1

Powered by Nexura