Dagma rehabilitó 60 animales silvestres que fueron liberados en la Costa Atlántica

Dagma rehabilitó 60 animales silvestres que fueron liberados en la Costa Atlántica


Para su reubicación y posterior liberación, la administración del alcalde Maurice Armitage, a través del Dagma, con el apoyo de la CVC, adelantaron la preparación y el envío de 60 animales de fauna silvestre hacia el Departamento del Atlántico. La gestión fue coordinada con la Corporación Autónoma Regional del Atlántico.

Entre los animales rehabilitados se encuentran 45 loras de cabeza amarilla y 15 tortugas hicoteas, que fueron enviadas al Atlántico, gracias al convenio realizado con la Fuerza Aérea Colombiana, entidad que se encargó de su traslado.

Durante el año 2018, cerca de 1.500 animales de diferentes especies de la fauna silvestre se han albergado en el hogar de paso, administrado por el Dagma. Según Delio Orjuela, médico veterinario del grupo de Fauna Silvestre del Dagma, los animales que son trasladados al hogar de paso, llegan por diferentes orígenes.

“Algunos son entregados por la comunidad de manera voluntaria, porque han entendido que no pueden ser tenidas como mascotas, otros, porque han sido víctimas de accidentes de comercio ilegal, por eso, el Dagma ha recogido gran variedad de especies silvestres, llevándolos al hogar de paso, en donde evaluamos las condiciones en las que llegan y empezamos un proceso de recuperación y rehabilitación”, explicó Orjuela.

Debido a que muchos de los animales silvestres llevan un largo tiempo en cautiverio, ya sea porque las tienen como mascotas o en lugares no aptos para su desarrollo, suelen presentar lesiones o enfermedades como artritis, cataratas o fracturas en sus articulaciones que impiden que puedan volver a su hábitat natural.

Los animales enviados a la Costa Atlántica llevaban varios meses en proceso de rehabilitación, pues, para el caso de las tortugas, tenían deformaciones en su caparazón o estaban impedidas para desplazarse, unas por peso y otras porque fueron lastimadas y, en el caso de las loras, algunas llegaron con las plumas cortadas, heridas o con fracturas.

“Lo que hacemos es inducir o motivar el nacimiento de nuevas plumas, luego les realizamos ejercicios y procesos de vuelo para que el animal pueda ganar estado físico y musculatura y posteriormente pueda ser liberado”, señaló el médico veterinario del Dagma.

“Algunas especies no corresponden a esta región geográfica, por eso, lo que hacemos es contactarnos con las autoridades ambientales del país para articular acciones conjuntas que permitan distribuir y enviar a los distintos sectores los animales, según su distribución natural, en este caso, las loras y tortugas pertenecen a esta zona norte de Colombia”, puntualizó Andrés Posada, jefe del grupo de Fauna Silvestre del Dagma.

Jennifer Dorronsoro Torres 
Comunicaciones Dagma

 


Número de visitas a esta página 402
Fecha de publicación 23/11/2018
Última modificación 23/11/2018

Versión 7.0.1

Powered by Nexura