Animales silvestres, el equilibrio de los ecosistemas

Animales silvestres, el equilibrio de los ecosistemas


En el marco de la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre, el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente-Dagma, advierte la necesidad de crear conciencia sobre los beneficios que representa para la humanidad, la conservación de los animales silvestres.

Los animales silvestres son especies que viven en lugares eco sistémicos de ambientes terrestres, de agua dulce y marinos; inclusive, algunos pueden vivir cerca de casas en pequeños parches boscosos, lagunas, ríos, humedales o hasta en un charco.

Colombia es un país completamente biodiverso en fauna silvestre, pues alberga el 10 % de la biodiversidad del planeta, ocupando el primer lugar en número de especies de anfibios y palmas, y con una gran variedad de especies de aves.

Sin embargo, se ha evidenciado que la gran pérdida o vía de extinción de estos animales se debe a la modificación de sus hábitats, la sobreexplotación de los recursos naturales, la contaminación de los ecosistemas, el cambio climático y el trafico legal de fauna silvestre, siendo este último, uno de los principales factores para la desaparición forzada de algunas especies silvestres en Colombia.

De ahí, surge para la autoridad ambiental y en general para toda la comunidad, la importancia de generar acciones de concientización que permitan mitigar y contrarrestar el impacto negativo que pueda tener la desaparición de estos especímenes en los ecosistemas que tiene el país, especialmente en Cali. Además de entender que estas, son formas de vida que evolucionan y hacen parte fundamental para mantener el equilibrio en cada uno de los ecosistemas con los que hoy contamos los habitantes de la capital del Valle del Cauca.

Los animales silvestres son formas de vida que deben permanecer en su medio natural, pues no debe considerarse que un animal o especie silvestre haga parte de un lugar diferente o un hogar doméstico, como muchos hoy en día acostumbran a tenerlos.

Las razones por las que los animales silvestres deben mantenerse en un ecosistema, son varias; primero, forman parte de la cadena trófica o alimenticia, es decir, que se establecen vínculos entre las mismas especies para sus hábitos alimenticios. Además, se encuentran articulados en el medio natural para hacer las veces de controles biológicos sobre otras que en su ausencia, pueden convertirse en plagas, desencadenando problemas de tipo sanitario y económico.

Son fuente de proteína para otras especies, incluso, para la humana, pues algunas proveen alimentos y productos caseros o farmacéuticos que sirven a los seres humanos. Son necesarios para los procesos de polinización de las plantas, y dispersión de semillas debido a las interacciones que tienen con plantas de diferente nivel; así pues, los animales silvestres juegan papeles definitivos tanto en la evolución de las plantas como en la evolución ecológica de los ecosistemas y de la vida humana.

Para su reproducción, la mayoría de estos animales requieren espacios naturales, mucho más grandes que una jaula, una casa o una finca. Igualmente, requieren la compañía, enseñanza y ejemplo de sus congéneres como estímulo y aprendizaje para sobrevivir. Privarlos de su libertad, los priva de cumplir con su función.

Muchos animales sacados de su medio natural, pueden ser portadores de hongos, bacterias, protozoos o parásitos, que producen enfermedades que ellos no padecen con facilidad (llamadas enfermedades zoonóticas) y que pueden trasmitirlas a los humanos o a los animales domésticos, mediante el contacto con sus excrementos u orina.

Esta puede ser una de las más importantes razones que se debe tener en cuenta para rechazar la tenencia de animales silvestres como mascotas de compañía, ya que las enfermedades transmisibles vía zoonosis, son muchas. En su mayoría, son fáciles de atacar al hombre, algunas como gastroenteritis, neumonía, tuberculosis, fiebre amarilla, fiebre tifoidea, cólera, malaria, paludismo, hepatitis, herpes, entre otras.

Además, la comercialización o el tráfico de fauna silvestre es un delito que es castigado con procesos jurídicos o sancionatorios por parte de la autoridad ambiental competente y con procesos penales ante la Fiscalía General de la Nación.

En este sentido, debemos destacar que la biodiversidad del país, por ser patrimonio nacional y de interés para la humanidad, debe ser protegida prioritariamente, por eso es urgente la conservación de estas  especies a partir de procesos que permitan la protección, inicialmente de sus hábitats y de sus recursos, como evitar tenerlos en hogares domésticos, y evitar su comercialización y el tráfico ilegal de estas especies.

Hogar de paso del Dagma

Durante el año 2017 llegaron al hogar de paso del Dagma, alrededor de 1.200 animales silvestres, producto de incautaciones por parte de la Policía Nacional, decomisos preventivos realizados a través de 76 operativos de control a establecimientos de comercio de fauna exótica, doméstica y silvestre, rescates y entregas voluntarias por parte de la comunidad y de los cuales fueron liberados cerca de 800 especímenes.

En lo que lleva el año 2018, han albergado más de 200 especímenes al hogar de paso y se han realizado liberación a su habitad natural de más de 50 animales silvestres.

Los animales silvestres que llegan al hogar de paso, son valorados por profesionales del Grupo de Fauna Silvestre del Dagma, quienes realizan procesos en atención veterinaria, biológica y zootécnica para verificar los estados de cada uno de los animales que albergan el hogar.

El área de atención veterinaria identifica posibles lesiones o enfermedades para realizar procesos de rehabilitación según el caso del animal; el área de biología determina qué tipo de especie es, y cómo es su comportamiento; y el área de zootecnia, evalúa los comportamientos nutricionales para mejorar el estado de cada espécimen o animal.

Una vez los animales son valorados por cada una de las áreas, se realizan procesos de rehabilitación, permitiéndoles mejorar su calidad de vida para que puedan regresar a sus hábitats naturales.

 

Jennifer Dorronsoro Torres
Comunicaciones Dagma
Celular: 315 4642538

 


Número de visitas a esta página 2204
Fecha de publicación 14/03/2018
Última modificación 14/03/2018

Versión 7.0.1

Powered by Nexura