Los humedales, ecosistemas con encanto sobrenatural

Los humedales, ecosistemas con encanto sobrenatural


Tal vez en su fragilidad está la esencia de su poder. Poder porque, gracias a su capacidad de acumulación de agua, crea condiciones particulares de suelo que preserva la vida de especies vegetales y animales, y fragilidad porque es un ecosistema que puede desaparecer fácilmente por la presión de diversos factores.

 

Los humedales son “extensiones de marismas, pantanos, turberas o aguas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”, definición que se dio en la convención Ramsar, tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos.

 

“Los humedales son ecosistemas que, debido a condiciones geomorfológicas e hidrológicas, permiten la acumulación de agua temporal o permanentemente y dan lugar a un tipo característico de suelo y/o a organismos adaptados a estas condiciones”, es otra definición que encontramos en la publicación ‘Colombia anfibia, volumen 1', editada por el Instituto Humbolt en el 2016.

 

Buscando la manera de describir estos espacios llenos de magia, el mismo informe comienza por resaltar que los humedales se dividen en dos ejes imaginarios uno vertical y otro horizontal. El vertical está comprendido por el estrato iluminado y el oscuro. El horizontal por la zona terrestre, ribereña y acuática.

 

El estrato iluminado está determinado por la profundidad hasta donde incide la luz solar en la columna de agua. En estado natural, es una zona rica en oxígeno proveniente de la aireación y de la fotosíntesis realizada por las algas. En el oscuro la luz solar no llega de manera directa. Aquí tienen lugar los procesos de descomposición.

 

Entre tanto, la división horizontal abarca la zona terrestre que nunca se inunda y está dominada por vegetación de áreas secas, la ribereña donde los suelos son hídricos, pues se presentan fluctuaciones por inundación. Por ende, su flora y fauna está adaptada a estas fluctuaciones; y la acuática que es permanentemente inundada y en ella habitan comunidades planctónicas (conjunto de organismos, principalmente microscópicos, que flotan en aguas saladas o dulces), perifíticas (conjunto de organismos de bacterias, hongos, algas y protozoos) y bentónicas (comunidad formada por los organismos que habitan el fondo de los ecosistemas acuáticos). La acuática se subdivide en la zona limnética que corresponde a una zona acuática con profundidades considerables y la zona litoral que es de poca profundidad. 

 

Finalmente, hay una zona llamada béntica que puede interpretarse desde la zonificación vertical u horizontal, pues corresponde al fondo de la zona inundada, donde el oxígeno es muy escaso y predominan procesos de descomposición. Esta zona es oscura, y está cubierta de sedimento de diferente tipo proveniente del material vivo o muerto, mineral u orgánico, que se deposita desde las partes superior.

 

Humedales en Colombia


Según la misma publicación de 'Colombia anfibia', en el país existen 48.473 humedales registrados, de los cuales 38.216 tienen tipología asignada: laguna, manglar, ciénaga, pantano, estanque y otros. El número restante, es decir, 10.256 no cuentan con tipología asignada.

 

El departamento de Colombia con más de estos ecosistemas es Casanare con 6332, seguido por Córdoba con 4122, Cundinamarca con 3391. El Valle del Cauca aparece 15 casillas más abajo con 1064 registros.

 

Colombia tiene actualmente 8 sitios designados como sitios Ramsar, es decir, humedales de importancia internacional. Ellos son: Sistema Delta Estuarino del Río Magdalena: Ciénaga Grande de Santa Marta, la Laguna de la Cocha en Nariño, Delta del río San Juan y el Delta del río Baudó en el Chocó, el complejo de humedales de la Laguna del Otún en Risaralda, ampliación laguna del Otún, sistema lacustre de Chingaza, estrella Fluvial del Inírida y la laguna del Sonso ubicada en el Valle del Cauca.

 

Fauna y flora en humedales en el Valle del Cauca


Un completo estudio publicado por la CVC en su sitio web titulado: ‘Fauna y flora asociada a 18 humedales del valle geográfico del río Cauca’, nos habla de que hay 2075 registros biológicos asociados a 18 humedales del complejo hídrico del río Cauca, los cuales se encuentran localizados principalmente en 11 municipios del departamento del Valle del Cauca. Los mencionados registros corresponden a los datos de flora y fauna (Mamíferos, aves, reptiles y anfibios) y son resultado del convenio 043 de 2010, suscrito entre la CVC y la Fundación "Agua y Paz". 

 

Como parte del proceso de depuración de los datos, se encontró que del total de registros, 1779 corresponden al componente fauna y 926 al componente flora. En el mismo sentido, comprenden un total de 389 especies distribuidas en 141 familias y 309 géneros. A la vez, de los 309 géneros, 259 cuentan con identificación a nivel de especie. Lo humedales incluidos en el convenio 043-2010 son: Avispal, Guarinó y Guinea en el municipio de Jamundí; Bocas de Tuluá en el municipio de Tuluá; Carambola en el municipio de Vijes; Cementerio y San Antonio en el municipio de Bugalagrande; Chiquique, Cocal y Gota'e Leche en el municipio de Yotoco; Conchal y La Trozada en el municipio de Buga; Ricaute o La Herradura en el municipio de Bolívar; Higuerón y Platanares en el municipio de Yumbo; Madrigal en el municipio de Riofrío; Timbique en el municipio de Palmira y Videles en el municipio de Guacarí.

 

Entrando en detalles, el mismo estudio establece que el componente de flora está compuesto por 121 especies de plantas distribuidas en tres clases (Liliopsida, Magnoliopsida y Polypodiopsida), 27 órdenes y 48 familias. Los órdenes son Apiales, Alismatales, Arecales, Asterales, Boraginales, Capparales, Caryophyllales, Commelinales, Fabales, Gentianales, Lamiales, Laurales, Magnoliales, Malpighiales, Malvales, Myrtales, Nymphaeales, Pandanales, Piperales, Poales, Polygonales, Rosales, Salviniales, Sapindales, Solanales, Vitales, Zingiberales. La organización de los taxa se presenta a nivel de familias.

 

El componente fauna está conformado por las clases Mammalia, Aves, Reptilia, Amphibia y Actinopterygii (Peces dulceacuícolas), cuya cobertura taxonómica se presenta por familia dentro de cada clase. La clase Mammalia, para este conjunto de datos está conformada por 36 especies distribuidas en 6 órdenes y 15 familias. Los Órdenes son: Carnivora, Cingulata, Chiroptera, Didelphimorphia, Lagomorpha y Rodentia.

 

La clase Aves, en este conjunto de datos, está conformada por 150 especies distribuidas en 17 Órdenes y 44 familias. Los Órdenes son: Accipitriformes, Anseriformes, Accipitriformes, Charadriiformes, Columbiformes, Coraciiformes, Cuculiformes, Falconiformes, Galliformes, Gruiformes, Passeriformes, Pelecaniformes, Piciformes, Podicipediformes, Psittaciformes, Strigiformes y Suliformes.

 

La clase Reptilia, para este conjunto de datos, está conformada por 32 especies, tres órdenes y 11 familias. Los Órdenes son: Crocodylia, Squamata y Testudines.

 

La clase Amphibia para este conjunto de datos, está conformada por 2 Órdenes, 6 familias y 12 especies. Los órdenes son: Gymnophiona y Anura.

 

La Clase Actinopterygii, en este conjunto de datos, está conformado por 6 Órdenes, 37 especies distribuidas en 17 familias. Los Órdenes son: Characiformes, Cypriniformes, Cyprinodontiformes, Gymnotiformes, Perciformes y Siluriformes.

 

La fragilidad de los humedales


A pesar de la importancia de estos ecosistemas, se cree que la superficie de humedales que se perdió en todo el mundo, en los últimos 100 años, ha sido entre un 69 y un 75%. Desafortunadamente, Colombia y especialmente el Valle del Cauca no ha estado ajena a estas tendecias tanto así que en la década de los 50 existían alrededor de 15 mil hectáreas de humedales lénticos y a finales de los años ochenta quedaban 1500 hectáreas, el 88% de ellos habían desaparecido. Este dato está registrado en una publicación hecha por The Nature Conservancy (TNC), Fundación Natura y CVC.

 

Los principales factores que amenazan la vida de los humedales se relacionan con la contaminación, la disposición de residuos sólidos y escombros, la colmatación, la desecación y drenaje, e incluso las obras de construcción en sus áreas de influencia.

 

Los humedales en Cali y la gestión del Dagma en su conservación


En Cali, durante el 2017, el Dagma hizo una inversión de 1.734.186.330 con recursos propios y sobretasa ambiental; para el 2018 la inversión será de 718.178.773 con recursos propios y se espera que por sobretasa sean más de 1.000 millones, según indicó Mónica Londoño, líder del grupo de Conservación de Ecosistemas, desde el cual se coordina el tema de humedales.

Durante el 2017 el Dagma enfocó grandes esfuerzos en el mantenimiento, protección e incluso identificación de los humedales en la ciudad. A continuación compartimos las principales actividades que llevó a cabo en varios de estos ecosistemas.

 

Humedal Charco Azul 

Humedal Charco Azul


Se realizaron mingas entre Emcali, Dagma y comunidad, para el mantenimiento del humedal: Limpieza de buchón, corte de zonas verdes y recolección de residuos sólidos.; avistamiento de aves en el marco de la Feria de las Aves y el censo urbano de aves, recorridos pedagógicos con instituciones educativas del barrio Charco azul.

 

Humedal Isaías Duarte Cancino 

Humedal Isaías Duarte Cancino


Se llevó a cabo la recuperación de 3 espejos de agua que se habían colmatado con vegetación, mantenimiento de uno de los puentes, mantenimiento de zonas verdes que incluye limpieza de residuos sólidos y corte de zonas verdes, mantenimiento a plantas ornamentales y recuperación de vegetación riparia, cuidado de senderos haciendo barrido, limpieza de residuos sólidos y bordeo; mantenimiento de señalética.

 

Humedal El Limonar 

Humedal El Limonar


Se le hizo mantenimiento general con bordeo de senderos, recolección de residuos sólidos, podas de ramas secas, siembra de especies ornamentales, corte de prado, restauración de franja protectora del humedal con especies nativas de este ecosistema. El lugar fue el escenario para la celebración del Día del Medio Ambiente, con la participación de 150 personas de la comunidad


Humedal La Babilla y Zanjón del Burro 

Humedal La Babilla


Se realizó la restauración de la franja protectora del humedal La Babilla, mejoramiento de senderos y señalética, conformación de jardines para la atracción de fauna, realización de jornadas de sensibilización con la comunidad con el fin de mejorar el uso por parte de los visitantes.

 

Humedal Panamericano 

Humedal Panamericano


Aunque este lugar se encuentra apadrinado por el colegio Alférez Real, el Dagma realiza actividades de control y protección y se apoya en las siguientes actividades: mejoramiento de hábitats con jardines para atracción de fauna silvestre, mantenimiento de senderos y de muelle, recorridos y charlas pedagógicos con colegios y universidades.

 

Humedal El Retiro   

Humedal el Retiro


Se desarrollo la obra hidráulica para conducir las aguas de escorrentía y evitar inundación de la vía, instalación de bolardos con el fin de evitar que las zonas verdes se deterioren por parqueo de carros y motos, mejoramiento de hábitats para atracción de fauna silvestre, mantenimiento general con limpieza de hojarasca, corte de zonas verdes, mantenimiento de sendero, limpieza de las derivaciones que alimentan el humedal.         
   
 

Humedales del corredor Cañasgordas (La Ballena y Cañasgordas I y II) 

Humedal Cañasgordas


Se avanza en la recuperación de este corredor ecológico que está compuesto por humedales, relicto de bosque seco tropical y fuentes de agua superficial, limpieza y mantenimiento a la quebrada Gualí, mantenimiento de senderos, plateo de árboles, control de hormiga arriera, erradicación de plantas invasoras.

 

Humedal del ecoparque lago de Las Garzas 

Ecoparque Lago de las Garzas


Se llevó a cabo control de hormiga arriera, enriquecimiento de la franja protectora del humedal, mantenimiento de acequias,de senderos con barrido, limpieza de residuos sólidos y bordeo, mantenimiento arbóreo haciendo poda de árboles, corte de ramas secas, monitoreos de fauna. También se realizaron celebraciones ambientales como el Día de los Humedales con la Bicicletada y el Día de la Tierra con jornada de avistamiento de aves. Del mismo modo se ejecutaron talleres educativos y recorridos guiados a instituciones educativas.
Este es uno de los humedales que más atrae visitantes y en el 2017 se atendieron más de 50.000 personas, provenientes de instituciones educativas, empresas, iglesias y comunidad en general.

 

En su informe de gestión de 2017, el área de Conservación de Ecosistemas del Dagma, también avanzó en el conocimiento de humedales ubicados en zonas privadas, teniendo en cuenta que de acuerdo a las funciones naturales de éstos, sus servicios ecosistémicos y por ser principalmente reservorios de agua, se han constituido jurídicamente como bienes de uso público, lo que los convierte en áreas inalienables, imprescriptibles e inembargables, por lo tanto, no existen derechos adquiridos sobre estos ecosistemas. 

 

El Dagma aclara que es jurídicamente válida, por excepción, la referencia a derechos adquiridos, cuando el humedal se encuentra en terrenos de propiedad privada, pero aún así les es inherente una función social y ecológica según el mandato contenido en el artículo 58 de la Constitución Política, lo cual le permite a la autoridad competente, ordenar limitaciones de uso y manejo con el objeto de conservarlos.

 

En este sentido, la entidad ambiental inició la identificación de estos humedales, utilizando imágenes de satélite y con trabajo de campo, teniendo como base el mapa de humedales del POT 2014. Igualmente en las visitas se realizó una evaluación de su uso y estado de conservación. Con esta información se formularon unos lineamientos de mantenimiento los cuales están en revisión por parte de técnicos y asesores. 

 

Finalmente, el Dagma resalta como los principales logros de gestión en este campo los siguientes:

  • Recuperación del espejo de agua del humedal La María ubicado en la carrera 122B entre calles 10 y 11.
  • Consolidación de informe y socialización de los resultados del convenio con la Universidad del Valle que hizo un diagnóstico y la evaluación para el diseño de la mejor alternativa de intervención para contribuir al mejoramiento ambiental del humedal Charco Azul.
  • Formulación de un programa de educación ambiental y un plan de restauración ecológica en el humedal Charco azul.
  • Formulación participativa del Plan de Manejo de la Laguna El Pondaje y del humedal Isaías Duarte Cancino
  • Desarrollo de primera fase del proceso de declaratoria de áreas protegidas en la comuna 22: Humedal La Babilla, Zanjón del Burro, cuenta alta río Lili y Cañasgordas
  • Realización de estudios para la recuperación de los humedales Cañasgordas y Santa Elena
  • Diseños de cubiertas (arquitectónicos, estructurales y memorias de cálculo) para mejorar las condiciones de infraestructura en el Ecoparque Lago de Garzas. 

 

Katherine Becerra Cárdenas
Comunicaciones Dagma

 

Documentos de apoyo:

  • Informe de Gestión grupo de Conservación de Ecosistemas Dagma
  • Sitio web oficial Ramsar y Ministerio de Medio Ambiente de Colombia
  • Colombia anfibia, volumen 1' editada por el Instituto Humbolt en el 2016.
  • Fauna y flora asociada a 18 humedales del valle geográfico del río Cauca’, 

Número de visitas a esta página 2791
Fecha de publicación 04/02/2018
Última modificación 09/02/2018

Versión 7.0.1

Powered by Nexura