Las siembras responsables son el futuro del árbolado de Cali

Las siembras responsables son el futuro del árbolado de Cali


Aunque la ciudad de Santiago de Cali cuenta con muchas zonas verdes, no todas son aptas para realizar siembras de manera responsable, ya que en muchas de ellas se encuentran instaladas, a nivel subterráneo, redes de acueducto, alcantarillado, gas, entre otras; que competirían con la siembra, si no se ha escogido el espacio y el árbol adecuado.

Así mismo, ocurre con las redes aéreas, ya que uno de los problemas que más afecta este tipo de estructuras es la distribución de la arborización, pues el contacto de una especie de vegetación con las líneas energizadas puede ocasionar cortocircuitos (en el peor de los casos rompimiento de los conductores) y por ende el accionamiento de los sistemas de protección que conllevan a interrupciones del servicio de energía eléctrica.

Por esta razón, el Dagma viene trabajando con el apoyo de la Secretaría de Infraestructura, revisando los espacios de la ciudad donde se puedan realizar siembras adecuadas que permitan el crecimiento normal de sus raíces “y así evitar a futuro un estrangulamiento de las redes que conlleve a talar las raíces y por consiguiente a una probable caída del árbol por falta de soporte.” Explicó José Manuel Díaz, Subdirector de Gestión Integral de Ecosistemas y Umata.
Durante el 2016 y lo corrido del 2017 el Dagma ha realizado un total de 58.000 siembras tanto de árboles, arbustos, ornamentales y arvenses en la zona urbana y rural de Santiago de Cali.

 

Siembras 2

 

De estas 1.487 fueron realizadas por compensaciones y siembras organizadas con la comunidad, 16.500 con recursos de sobretasa ambiental en conjunto con la CVC, 3.000 en la restauración de cuencas hidrográficas y más de 38.000 en ecoparques y predios de la ciudad, a través de siembras no formales, realizadas con entidades del estado, empresas, fundaciones e instituciones educativas.

Así mismo, el grupo de Silvicultura Urbana viene trabajando en la adopción de zonas verdes de Santiago de Cali, donde se ha logrado al día de hoy, integrar a 114 entidades que han adoptado entre separadores viales, parques y jardines para un total de 605.247 m2 de zonas verdes adoptadas dentro del perímetro urbano de la ciudad.

 

Siembras 3

 

De igual manera se viene realizando un control fitosanitario a los árboles de la ciudad, en particular a las especies notables, durante el 2016 se trataron 5.878 individuos arbóreos a través de compensaciones y 5.276 fueron intervenidos por las cuadrillas del Dagma para la ejecución de podas, talas y emergencias.

Otro de los alcances logrados por la autoridad ambiental en mejoramiento forestal es la adecuación y mantenimiento de jardines, por lo cual la ciudad cuenta con un área de 21.141 m2 de plantas ornamentales, flores y arvenses que ayudan no sólo a embellecer la ciudad sino a disminuir las ‘islas de calor’.
La producción de plantas en el Vivero Municipal es cada vez mayor, entre el 2016 a la fecha, se han producido y entregado 49.924 especies vegetales, entre árboles, plantas ornamentales y arbustos.

 

“Sembrar por sembrar no es la solución”

 

“Tenemos que reverdecer áreas degradadas y eso se está haciendo en especial en zonas donde el estudio de ‘islas de calor’ en la ciudad muestra mayor problemática, por eso, las siembras deben realizarse de manera responsable, pues no es sembrar por sembrar, se debe contar con el conocimiento de la infraestructura del lugar, el espacio con el que se cuenta, la especie arbórea adecuada para el sitio, además que sea una especie resistente al clima de nuestra ciudad. Lo otro es que normalmente la gente se siente motivada a siembra un árbol y después lo abandona.” Explicó el Director del Dagma, Luis Alfonso Rodríguez Devia.

“No se trata entonces de que no se haga nada, todo lo contrario, es importante la motivación de la comunidad para reverdecer la ciudad, como parte de la responsabilidad individual de cada uno de nosotros. Siembre, pero afíliese a un programa, campaña o a un mecanismo que garantice que ese árbol se va a mantener a perpetuidad.” Complementó Rodríguez Devia.
 

Las personas que quieren sembrar árboles, lo pueden hacer en asocio con una ONG o con la misma autoridad ambiental, la cual puede asesorarlo en el terreno donde puede realizarlo e incluso puede donarle la especie arbórea adecuada para el sitio determinado.
 

“Es importante que las personas entiendan que no pueden realizar siembras en zonas públicas sin la asesoría del Dagma, pues esto con el pasar del tiempo, puede convertirse en un problema para la comunidad y la administración municipal, ya que una mala siembra puede convertirse incluso en una tragedia, cuando ese árbol caiga sobre una casa, un vehículo e inclusive una persona, por no haber tomado las medidas requeridas en su siembra.” enfatizó José Manuel Díaz.

 

Sí vale la pena, como un compromiso individual o como expresión de una ética y una voluntad de trabajo, pero no es suficiente si no viene acompañado de otras medidas que garanticen que el árbol crecerá y ayudará a la regeneración que se pretende hacer.


Número de visitas a esta página 2948
Fecha de publicación 20/04/2017
Última modificación 20/04/2017

Versión 7.0.1

Powered by Nexura