Emprendimientos del Petronio le dan la vuelta al mundo

Emprendimientos del Petronio le dan la vuelta al mundo


Con menjurjes, perendengues y trapitos, a sus 24 años la caleña Lina Lucumí se ha dado a conocer en Colombia y el mundo con su emprendimiento, el cual aspira mostrar por sexta vez a nacionales y turistas que llegarán a Cali entre el 14 y el 19 de agosto para participar en la XXIII versión del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez.

Ella y su socia, Malle Beleño, bautizaron sus tres líneas de negocio; los menjurjes son la línea de cosmética orgánica artesanal, aquellos productos que fabrica para cuidar la piel y el cabello. Los trapitos son los turbantes y accesorios ornamentales que elabora con telas africanas, tales como cinturones, bambas, rabos de gallo y balacas. Mientras que los perendengues pertenecen a la gama de aretes y collares.

Pese a su corta edad, hace varios años se convirtió en empresaria y hace tres decidió registrarse legalmente en la Cámara de Comercio bajo el nombre de ‘Bámbara’, no tanto por su sonoridad, sino porque es un homenaje que le hace a ese grupo étnico mandinga de agricultores que respetan el medio ambiente, habitante del oeste de África, principalmente en Malí pero también en Guinea, Burkina Faso y Senegal.

Se inspiró en la cultura de la diáspora africana femenina que vive en Colombia y la complementó con el saber de comunidades indígenas locales, conversando con ellas para elegir los contenidos de los productos; de allí que todas sus líneas tienen como base frutos autoctonos de las comunidades negras e indígenas como el cacay, el copoazú, el inchi y el camu camu.

En la actualidad y gracias a que sus productos se dieron a conocer en el Festival Petronio Álvarez, ‘Bámbara’ tiene 18 puntos de distribución en San Andrés, Providencia, Cartagena, Tumaco, Quibdó, Cali, Bogotá, Medellín -entre otras- conocidas como ‘Las embajadoras’, que distribuyen sus productos en negocios, casas y catálogos.

“El Petronio para ‘Bámbara’ ha sido una gran plataforma para hacer alianzas de internacionalización, pues desde el año pasado establecimos contactos para llevar nuestros productos a Europa, Países Bajos, Latinoamérica y el Caribe, por lo que ya iniciamos negociaciones, registros y permisos en Colombia y los países involucrados”, dijo Lina.

Y fue muy enfática en afirmar: “Invito a que miremos también los otros resultados del Festival de Música del Pacífico, los cuales no se alcanza a medir y que generan un impacto en los emprendimientos al largo plazo. Nadie habla de los contactos, ni las alianzas nacionales e internacionales que allí se hacen. Yo no soy la única. Por eso es importante consolidar ese espacio de muestras con jurados idóneos, que garanticen que allí estarán solo las creaciones que conservan los espíritus de la comunidad afro del Pacífico”.

La juventud de Lina se combina con la experiencia de Malle; quien heredó de su madre y su abuela el saber de sus orígenes en Quinamayó (sur del Valle), venida de pueblos agricultores que siembran cacao, conservan humedales y respetan la tierra apostándole a las economías locales. 

Y aunque tienen un gran bagaje y un sólido emprendimiento, aún no tienen nada fijo en la selección de muestras de diseño moda y peinados presentada en la versión número 23 del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, ya que sus productos pasarán por la rigurosa inspección de los jurados Lía Samanta (diseñadora), Hugo Revelo (diseñador) y Andrés Mena (químico farmacéutico) quienes tienen la última palabra y serán quienes decidan cuáles de los 80 emprendimientos presentados serán los 30 seleccionados por Cali para mostrarse en el 2019.

William López Arango


Número de visitas a esta página 310
Fecha de publicación 21/05/2019
Última modificación 22/05/2019

Versión 7.0.1

Powered by Nexura