El cálido homenaje a una mamá grande de la afrocolombianidad

El cálido homenaje a una mamá grande de la afrocolombianidad


Atrapados bajo la brisa que se agitó en el Bulevar del Río propios y visitantes fueron testigos de una Cali que no duerme, una ‘Cali 24 horas’ que bailó y cantó al ritmo de los sonidos de la marimba de chonta, los cununos, el guasá, el clarinete y la tambora

Todos acompañados del toque Hugo Candelario González y las voces de ‘Cinthya Montaño’, ‘Ana Celia’, ‘Zully Murrillo’ y las vocalistas de ‘TimbiÁfrica’ volvieron la noche del viernes un “jolgorio”.

La clausura de la ‘Semana de la afrocolombianidad’ no pudo ser mejor, ya que contó con un el concierto de las ‘Hijas del Muntu’ homenaje a la timbiquireña “mamá” Maritza Adela Bonilla, directora del grupo ‘Joricamba’ y monitora cultural de la Secretaría de Cultura de Cali, referente artístico y sabedora ancestral del litoral Pacífico, como bien lo expresa su compadre el reconocido vocalista y músico del ‘Grupo Bahía’, Hugo Candelario González:

“En nuestra región Pacífico hay muchos héroes y heroínas a quienes algunas veces la historia no le da la oportunidad de que la gente los conozca. Así que el hecho de que existan escenarios y espacios como este evento, que nos permite elevar nuestro hilo ancestral, ese que cobija y que hoy hace merecedora de reconocimiento a Maritza Bonilla, una matrona del Pacífico que representa resistencia, cultura y alegría”

“Es un honor para mí estar hoy aquí en escenario con Maritza, compartiendo una vez más esa familiaridad, esa espontaneidad y la cultura grande que tiene nuestro folclor. El mismo que sale de la selva y le da la vuelta al mundo por su riqueza ancestral, por un sentir que nace en nuestros pueblos porque se lleva en la sangre a través de las comidas, las bebidas, los rituales y las parteras puesto que somos cultores del litoral”, contó González Sevillano.

Ya han pasado muchos años desde que Maritza Adela Bonilla llegó a Cali de su natal Timbiquí, una ciudad que la sorprendía por su gente y la modernidad del momento, que le sirvió como escenario para mantener viva la herencia cultural y artística que identifica a su tierra, como territorio de cantores y pueblo de folcloristas afrocolombianos:

“Esto es una calentura. Más que sentir en el corazón o en la mente, se siente en los pies y en la cadera, porque esto es orgullo y alegría de lo que llevamos como identidad y africanía. Saberes que mantenemos a través de los tiempos y las generaciones en las comunas y barrios que impactamos día a día por los trabajos artísticos y culturales que hacemos con los niños, jóvenes y adultos mayores”

“Estar esta noche aquí me llena de mucho gozo y me confirma que esto es una bendición, porque si recibo este reconocimiento es por su elección y es porque lo que hacemos es valioso para ellos y la cultura que representamos, la afrodescendencia de la que nos sentimos orgullosos y queremos que perdure en el tiempo, porque yo soy una devoradora de afecto; yo, recibido el afecto, lo guardo, lo disfruto, lo multiplico y luego te lo devuelvo por el doble y más” dijo “mamá Maritza”, como bien la llaman y la conocen entre sus paisanos y colegas.

Para la administración de Maurice Armitage en cabeza de la subsecretaria de Equidad de Género, Ana Carolina Quijano, Maritza Adela Bonilla Herrera es es una fiel representante de la cultura afrocolombiana. Una mujer que ha dedicado su vida a transmitir los saberes ancestrales del Pacífico como un elemento transformador de la sociedad y de las realidades. Resaltando con este reconocimiento la contribución al progreso y el aporte para mejorar la calidad de vida de hombres y mujeres afrodescendientes de nuestra región.

El cálido homenaje a una mamá grande de la afrocolombianidad

Rosa Castillo Manjarrés

 

 

 

 


Número de visitas a esta página 889
Fecha de publicación 06/10/2018
Última modificación 06/10/2018

Versión 7.0.1

Powered by Nexura