Los caleños respaldan la política pública de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de Cali

Los caleños respaldan la política pública de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de Cali


Con la asistencia de más de 400 personas, en el Hemiciclo del Concejo de Santiago de Cali, se desarrolló con éxito la jornada de participación de la Política Pública de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de Cali, en la cual desde gestores y gestoras de los comedores comunitarios, líderes sociales incluida la comunidad Lgbti, académicos hasta comerciantes y empresarios del sector de alimentos, entre otros, dieron sus aportes para la aprobación de esta iniciativa.

“El balance que deja esta jornada es muy satisfactorio para nosotros porque se demostró que la visión del alcalde Maurice Armitage en su lucha contra el hambre en Cali ha tenido muy buena acogida. En ese sentido la participación ciudadana ha girado entorno a reconocer las acciones de la Administración de Armitage que ha hecho, como a través del programa de alimentación escolar que reduce el hambre y la mitiga en nuestros niños y niñas de instituciones educativas oficiales, también nuestra red de comedores  que alimenta a 27.780 personas en la ciudad”, expresó Carolina Campo Ángel, secretaria de Bienestar Social

“Cuando hablamos de alimentación escolar también estamos hablando de equidad,  de permitir que los niños y niñas y adolescentes de nuestras instituciones educativas cuenten con un mínimo de alimentación que les permita tener las calorías y los nutrientes necesarios, para una mejor comprensión y capacidad de aprendizaje, de allí lo importante que una ciudad como Cali tenga la posibilidad de garantizar ese abastecimiento con calidad y con la cantidad necesaria, que le permita un aprovechamiento nutricional a los niños de nuestras instituciones educativas públicas”, manifestó Luz Elena Azcárate, secretaria de Educación.

Una de las participantes de la jornada fue Margalida Rueda,  del Programa Mundial de Alimentos, quien habló sobre la importancia de esta política pública para la ciudad  y de  lo que a su criterio debe tener.

“Las sugerencias que hacemos de lo que todo programa de seguridad alimentaria debe tener son las siguientes: primero, incorporar metas y resultados e indicadores de nutrición, segundo debe fundamentarse  en un análisis real, comprensivo, sustentable en el contexto situacional alimentario de la ciudad, adicionalmente debe incorporar los temas de género, debe enfocarse en grupos claves, vulnerables y debe incluir a todos los grupos etarios y a las poblaciones étnicas. Tercero, tienen que ser programas que incluyan acciones intencionales, es decir, que contribuyan a la mejora de la nutrición y a ofrecer plataformas, espacios y mercados locales que permitan a la comunidad y a las personas en general a acceder a los productos alimentarios”, dijo Rueda.

Otras de las recomendaciones del PMA, de acuerdo con la funcionaria son:  “cuarto atacar la desigualdad de género en la falta de conocimiento sobre los temas de nutrición que son factores claves en la construcción de ciudad y de progreso, y quinto fomentar los mercados campesinos, la producción agro-sostenible, la producción local y fundamentar algunas acciones de agricultura urbana y sexto que sean resilientes con el medio ambiente”.

Carlos Alomía, gerente de Cavasa, reveló que de las 30.000 toneladas de alimentos que se comercializan mensualmente, 20.000 toneladas ingresan a Cali como el mayor centro de consumo del suroccidente por lo que propuso implementar un sistema de distribución urbana de alimentos que esté regulado por el gobierno municipal y que permita identificar los puntos cardinales de las zonas más desabastecidas para garantizar así la equidad en el proceso de distribución.

En este espacio también participaron docentes universitarios que hicieron aportes sustantivos frente a los enfoques y direccionamientos que debe tener esta política como las huertas urbanas, el cambio climático,  la recuperación de alimentos, pues en promedio 9.7 millones de toneladas se están yendo a la basura, y la mala distribución de acceso, entre otros temas.

“Esta jornada es muy importante para hacer ajustes y que nos genere una política pública eficiente, donde no solamente sea poner unos comedores comunitarios y unos pequeños ejes de acción, sino que sea una política donde tengamos claridad desde la producción de los alimentos, las tierras donde los vamos a producir, cuáles son las más fértiles, e incluir a nuestro campo dentro de la política pública y empezar a mirar  la distribución, la comercialización y el consumo de los alimentos”, señaló Flower Rojas Torres, concejal ponente

Marisol Castro Molina,  gestora del comedor El Maná del Obrero de la Comuna 9, exaltó y agradeció el apoyo de la Alcaldía y de la Arquidiócesis, pero también señaló que “necesitamos sostenibilidad, pues muchas veces tenemos que hacer aportes personales para cumplir con las raciones diarias de comida, es por eso que propongo una asociación de comedores con músculo financiero para que nos apoye económicamente y así brindar alimentos de calidad”.

Debido al éxito que tuvo esta participación ciudadana se solicitó a una segunda jornada para este lunes 22 de julio a las 10:00 a.m. en el Hemiclo del Concejo


Número de visitas a esta página 302
Fecha de publicación 19/07/2019
Última modificación 19/07/2019

Versión 7.0.1

Powered by Nexura